Sobre el proyecto

Tierra de Resistentes es el resultado de un proyecto de periodismo colaborativo y transfronterizo que viene investigando los fenómenos de violencia a los que se exponen a diario quienes consagran su vida a la defensa del ambiente en América Latina.

De esa realidad casi invisible, causante del asesinato de más de 500 personas en el continente en la última década, nació este especial multimedia, una iniciativa de Consejo de Redacción (CdR), apoyada por la Deutsche Welle Akademie (DW) y la Agencia de Cooperación Alemana.

Diez países, 29 historias

La devastación de los recursos naturales, el avance de grandes proyectos extractivos, el interés de grupos criminales y la ineficacia de organismos estatales han convertido a América Latina en un escenario hostil para líderes y comunidades que defienden el ambiente y sus territorios. Para darle rostro a este fenómeno, reunimos a un equipo de periodistas independientes, medios, desarrolladores, diseñadores, fotógrafos y videógrafos de diez países: Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Perú y Venezuela. Más de la mitad de nuestros reportajes investigan violencia contra líderes en la Amazonia, que se han enfrentado a intereses de minería, puertos, explotación petrolera, carreteras, hidroeléctricas, narcotráfico y comercio ilegal de madera. Diecisiete de ellos documentan ataques contra comunidades indígenas que buscan salvaguardar sus tierras ancestrales, y tres más recuentan esfuerzos similares por parte de pueblos afrodescendientes. Desde asesinatos y atentados hasta acoso judicial y desplazamiento forzado, han pagado un precio muy alto por defender su derecho a un ambiente sano y proteger los ecosistemas estratégicos dentro de sus territorios.

Desde noviembre de 2018, cuando el equipo inicial se reunió en Bogotá para definir las historias por documentar en cada país y la línea temática que los conectaría, este grupo de 45 periodistas, fotógrafos, videógrafos y desarrolladores hemos establecido los criterios editoriales del proyecto, y desarrollamos una metodología para construir las bases de datos nacionales que nos han ayudado a dimensionar el universo de personas que han sufrido esta violencia. Descarga la relatoría del taller.

Metodología

La investigación se desarrolló durante cinco meses. A continuación se explican las etapas de reportería, construcción de las bases de datos y publicación de las historias.

  1. Recolección de información: La información para construir la base de datos se obtuvo a través de solicitudes de información a agencias estatales, cubrimiento de prensa, archivos privados, bases de datos públicas y documentación de organizaciones sociales. Estos fueron los insumos principales para compilar una base de datos con 2.367 registros de episodios de violencia a lo largo de 11 años (2009-2019), cuyo análisis permitió entender dinámicas de violencia que reforzaron nuestra reportería en terreno.
  2. Trabajo de campo: La reportería se realizó tanto en los lugares donde ocurrieron los hechos principales de cada historia o, en algunos casos donde mediaban condiciones difíciles de seguridad, donde están asentadas las comunidades afectadas. Los testimonios en audio, video y fotografías permitieron darle al especial un contenido multimedia que invita al lector a una experiencia más cercana y humana a la gran cantidad de datos.
  3. Verificación: Todos los reportajes pasaron al menos tres veces por los ojos de dos editores. Los trece reportajes de Colombia cuentan con un proceso adicional de fact checking y revisión legal. Al mismo tiempo, las bases de datos contaron con un equipo de periodistas y desarrolladores dedicados exclusivamente a su gestión: desde la recolección y la limpieza hasta la verificación de las fuentes de información y la visualización de sus resultados.

Base de datos

La base de datos de Tierra de Resistentes busca dimensionar el universo de líderes y comunidades que ha sufrido episodios de violencia. Más que nombres, cada registro documenta una historia y una realidad.

Selección de los líderes y complejidades:

Los equipos periodísticos de cada país fueron autónomos para establecer si una persona o comunidad ejercía un liderazgo ambiental o de defensa del territorio, teniendo como fundamento las definiciones discutidas colectivamente. Nos guiamos en todo caso por las reflexiones hechas por organismos y organizaciones internacionales en torno al problema de los defensores de derechos humanos.

  • Naciones Unidas: Según el Relator Especial para los defensores de derechos humanos, Michel Forst, a quien entrevistamos en el proyecto, son “las personas y los grupos que, a título personal o profesional y de forma pacífica, se esfuerzan por proteger y promover los derechos humanos relacionados con el medio ambiente, en particular el agua, el aire, la tierra, la flora y la fauna. Los derechos ambientales y sobre la tierra están interrelacionados y a menudo son inseparables”.
  • Acuerdo de Escazú: Para el innovador acuerdo regional latinoamericano, que se abrió a firmas en septiembre de 2018 y que a abril de 2020 iba 8 de las 11 ratificaciones necesarias para entrar en vigor, son “las personas, asociaciones, organizaciones o grupos que promuevan la protección del medio ambiente (y) defienden los derechos humanos en asuntos ambientales”.
  • Organizaciones no gubernamentales como Global Witness: Para ONGs que documentan estos episodios de violencia, como Global Witness, se trata de “es alguien que toma medidas pacíficas, voluntaria o profesionalmente, para proteger los derechos ambientales o de la tierra (y que) a menudo son personas ordinarias que bien pueden no definirse como ‘personas defensoras’ (pero) suelen enfrentarse a intereses políticos, comerciales y criminales, que se confabulan para robar sus recursos naturales”.
Fuentes

Dado que no existen bases de datos sólidas o consolidadas sobre la problemática de violencia que viven los líderes ambientales en ninguno de los países abordados, cada equipo periodístico acudió a un sinnúmero de fuentes diversas, incluyendo entidades estatales en derechos humanos, organizaciones sociales (ambientales, legales, religiosas, de indígenas y afrodescendientes), expedientes fiscales y líderes individuales. Todos los periodistas complementaron y verificaron la situación de cada líder con reportería.

Limitaciones

El carácter fragmentario y disperso de la información fue uno de los grandes obstáculos. Los equipos periodísticos hicieron un riguroso proceso de selección de nombres de líderes sociales que fueron víctimas de violencia, para establecer su liderazgo ambiental. En muchos casos, los organismos estatales no respondieron a tiempo los requerimientos de información o su información era deficiente.

Consulte aquí la ficha técnica de la base de datos general y la ficha técnica de la base de datos de Brasil.

Agradecimientos

Pulitzer Center for Crisis Reporting y el Rainforest Journalism Fund, Organized Crime and Corruption Project (OCCRP), Unión Europea, Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (SPDA), Derecho, Ambiente y Recursos Naturales (DAR), Fundación Pachamama y Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP).

Organizan:

  • Consejo de Redacción
  • DW Akademie
  • Cooperación alemana

Medios aliados:

PROYECTO Y MEDIOS ALIADOS.
AUSPICIADO POR: